Dejar de convivir con esa persona que se encarga de la cocina no es cosa fácil de aceptar, en especial porque los huevos revueltos del día a día dejan de ser tan ricos, hasta en esas horas pico de hambre y cansancio. Por eso, desde las pasadas semanas, sigo los consejos de mi hermana Fer,…